sábado, 14 de mayo de 2016

FUNDACIÓN del municipio de Axochiapan

 FUNDACIÓN del municipio de Axochiapan

Por Óscar Cortés Palma

El poblado de Axochiapan no siempre fue cabecera municipal hubo un tiempo en el que la cabecera municipal era Tetelilla. Y muchas décadas antes la cabecera municipal era Jonacatepec.

Foto: Salomón Zambrano Muñoz. Estación del Ferrocarril de Axochiapan, Morelos
En esos años nadie se imaginaba que el lejano poblado de Axochiapan se transformaría en la más populosa y dinámica ciudad de la región.

Hasta ese entonces Jonacatepec había sido la ciudad más importante de la zona, era una ciudad con muchas casas de origen colonial, era la cabecera municipal y distrital, bastión del Partido Conservador y de la oligarquía azucarera y así continuó durante todo el siglo XIX, porque cerca de Jonacatepec  se encontraban las ricas haciendas azucareras de Tenango, Santa Clara, San Ignacio y Atotonilco.

En esos años, había mucho desorden, asolaban la región grupos armados con consigna política o sin ella, inclusive el Archivo del Juzgado de Axochiapan fue asaltado e incendiado por un grupo  de alzados en 1857.  Este desorden fue lo que animó al ejército francés a invadir a México en 1862.

En la república mexicana se realizaron preparativos para la defensa nacional y se hicieron algunas modificaciones políticos-administrativas, de todo esto resultaría la creación del estado de Morelos y la de la municipalidad de Tetelilla, ambos en el año de 1869.

Axochiapan, Morelos
Es claro, que el nacimiento del municipio de Tetelilla significaba un golpe al municipio de Jonacatepec, ya que el municipio de Tetelilla se formó con territorio que pertenecía al municipio de Jonacatepec. Es probable que esto tuviera como objetivo el disminuir el poder que tenía el poblado de Jonacatepec en la zona.

El municipio de Tetelilla incluía todo el territorio del actual municipio de Axochiapan más las tierras del pueblo de Tetelilla, que funcionaba también como cabecera municipal.

Posteriormente Benito Juárez primero y Porfirio Díaz después toman el poder del país, y es entonces, cuando se pacifica la región y se realizan algunas obras en la cabecera municipal de Tetelilla entre los años de 1883-1887 se arreglaron las calles del centro de Tetelilla, se construyó el Panteón Municipal de Tetelilla.

Para entonces ya habían escuelas para enseñar a leer y escribir en Axochiapan, Quebrantadero, Telixtac, Tetelilla y los demás poblados. En esos años también  se construyó la red telefónica que comunicaba a los ayuntamientos municipales de Tetelilla y Jonacatepec.

Pero a pesar de estas obras, el ayuntamiento de Tetelilla no era capaz de cubrir los gastos del servicio público municipal, incluso en ocasiones no tenía suficiente dinero para la papelería de las oficinas municipales. Esta apatía contrastaba con la diligencia de los vecinos de Axochiapan que empezaron a pugnar por ser cabecera municipal.


Además las peticiones de los vecinos de Axochiapan se vieron beneficiadas por la estratégica ubicación de Axochiapan como mercado regional para los pueblos de la sierra sur del estado de Puebla: Tzicatlán, Teotlalco, Tlaucingo, Jolalpan, Huachinantla, Teutla, Mitepec y Xochitepec, los cuales llegan al valle de Axochiapan en su ruta hacia el valle de Izúcar de Matamoros y Chietla,  Puebla.

Esta ubicación estratégica fue fundamental  para que Axochiapan se convirtiera en municipio, porque a diferencia de Tetelilla,  Axochiapan ha sido un punto obligado para pasar debido a la antigua  ruta de la sal  que venía desde Xochihuehuetlan, Guerrero pasaba por Tulcingo del Valle continuaba por Chila de la Sal, proseguía  a Chiautla de Tápia (anteriormente llamada Chiautla de la Sal), llegaba a  Axochiapan, para después prolongarse hacia los valles de Jonacatepec y Cuautla el norte o de Izucar de Matamoros y Chietla al poniente.

Finalmente esta ruta de la sal llegaba al Valle de México por Chalco. La ubicación regional de Axochiapan ha sido y es fundamental, política, económica, migratoria y culturalmente para todas esas regiones del Sur.


En cambio, tal era la situación de bancarrota del municipio de Tetelilla que el gobierno del estado de Morelos estaba planeando desaparecer la municipalidad de Tetelilla, agregando su territorio a los tres municipios que la rodeaban (Tepalcingo, Jonacatepec y Jantetelco).

Y esto hubiera pasado, de no haber sido porque los vecinos de los pueblos de Atlacahualoya y Telixtac, y de los ranchos de Quebrantadero y Tlalayo se opusieron y solicitaron que Axochiapan fuera  la nueva cabecera municipal.
En ese entonces, el pueblo de Axochiapan se encontraba rodeado por dos barrancas; la de Tochatlaco (al oriente) y la de la Poza Larga (llamada actualmente los Ahuehuetes) al poniente.

Tetelilla,Morelos
La barranca de Tochatlaco aunque parecía estar seca producía agua potable que se extraía de  pozos a unos cuantos metros de profundidad,  y la barranca de "la poza larga" (ahuehuetes) tenía varios nacimientos que formaban una pequeña corriente de agua permanente.

Los vecinos de Axochiapan, habían estado muy activos desde diez años antes,  desde el año de 1886, cuando habían enviado a Julio Sánchez como su representante a solicitar al Archivo General y Público de la Nación una copia de los documentos relacionados a los títulos de tierras para recuperarlas porque se las había arrebatado la hacienda de Santa Ana Tenango.

Ahora bien, muchos vecinos de Axochiapan estaban entusiasmados por ser cabecera municipal. Pero en la confusión algunos gobernantes estatales  llegaron a considerar la fragmentación del antiguo municipio de Tetelilla de la siguiente manera: ceder el poblado de Tetelilla al Municipio de Jonacatepec, la hacienda de San Ignacio al municipio de Jantetelco, y el rancho del Quebrantadero al municipio de Tepalcingo.

Pero no hubo necesidad de esto, porque los vecinos  de Axochiapan  contaron con el apoyo de los habitantes de los pueblos y ranchos antes mencionados para conformar un nuevo municipio.

Sin embargo, el escepticismo del gobierno estatal persistía porque se dudaba de la capacidad de los vecinos de Axochiapan para constituirse como cabecera municipal.

Debido a esto y para apresurar las negociaciones, los pobladores de Axochiapan, organizaron una caravana, en la que participaron casi mil personas, algunos iban armados, otros estimulados con bebidas alcohólicas, los acompañaban bandas de música y cohetones, e iban protegidos por un destacamento de “rurales”.

Tetelilla, Morelos
Los vecinos de Axochiapan llegaron a Tetelilla, y en un solo día se llevaron los Archivos y los muebles del ayuntamiento, se llevaron también las puertas del palacio municipal, las farolas de las calles que alumbraban con petróleo, los aparatos telefónicos fueron arrancados. En fin, trasladaron todo lo que pudieron y lo que creían que tenía algún valor de poder municipal. Ante esta situación, los pobladores de Tetelilla no opusieron resistencia.

Debido a estas presiones, el Congreso del Estado de Morelos decretó el 12 de noviembre de 1898, la desaparición del municipio de Tetelilla, y la creación del municipio de Axochiapan, con cabecera en el poblado del mismo nombre, al cual le correspondieron las mismas poblaciones y ranchos que pertenecían al antiguo municipio de Tetelilla, con excepción del poblado de Tetelilla que decidió agregarse a la municipalidad de Jonacatepec.

 A partir de esa fecha comenzó a funcionar el ayuntamiento municipal de Axochiapan, los principales promotores de la fundación del municipio fueron Luis G. Rebolledo, Jesús Carrillo, Fernando G. Huertero, M. Espinoza y Sabino Rebolledo, quienes también fueron los primeros presidentes municipales. Para ese entonces ya había una fábrica de aguardiente en Axochiapan y la industria del yeso empezaba a surgir.

En el mismo año de la fundación del municipio de Axochiapan también se inauguró la Estación del Ferrocarril de Axochiapan. Posteriormente se inauguró  la red telefónica que comunicaba al ayuntamiento de Axochiapan con el de Tepalcingo.

En el año de 1900 se inauguraron las primeras oficinas del ayuntamiento municipal.  Al año siguiente se edificó el arco de la iglesia San Pablo. En 1909, la iglesia San Pablo Apóstol se convirtió en parroquia y al año siguiente, antes de que iniciara la revolución mexicana, se construyó el Jacalón que funcionó como mercado,  y también se embardó el panteón municipal, todo esto como parte de los festejos del centenario del inicio de la Independencia de México. Es así como se fundó el municipio de Axochiapan que en el año 1998 cumplió el centenario de su fundación. 1898-1998.

© Óscar Cortés Palma. 
Email axochiapancultural@hotmail.com; cami17_4@hotmail.com; 
 Facebook: https://www.facebook.com/oscarcortespalma




domingo, 1 de mayo de 2016

Significado del huentle y el baile del guajolote en la boda tradicional.


Por Óscar Cortés Palma

En varios poblados de México aún se siguen realizando bodas tradicionales, las cuales contienen danzas prenupciales, algunas de ellas son el baile del xochipitzahuatl, el huentle, el baile del guajolote, etc.

El huentle como baile prenupcial se baila en el estado de Morelos, en Axochiapan, Xoxocotla y Tepalcingo (en este último poblado también es conocido el huentle como tlatenquiza).

El huentle también se baila en Zitlala, Zicapan, Simatel, Dos Caminos y otros pueblos ubicados en la zona norte y montaña de  Guerrero. Y en Escape de Lagunillas y otros poblados al surponiente del estado de Puebla.

Huentle o huentli es una palabra de origen náhuatl que significa ofrenda, regalo, presente y obsequio.

Es probable que el huentle en sus orígenes haya estado relacionado con el baile del xochipitzahuatl, aunque el baile del xochipitzahuatl probablemente no es tradicional de estas tierras ya que se baila  cientos de kilómetros al norte de esta región, en la región huasteca (los estados de San Luis Potosí y Veracruz).

Más parecido tiene el baile del huentle con el baile del guajolote de  los estados de Guerrero, Morelos, México Oaxaca, Puebla y Tlaxcala.

Y es posible que el baile del guajolote de algunos poblados de los estados antes mencionados sea el mismo que el baile del huentle. Por ejemplo en Zapotitlán en Tláhuac el baile del guajolote es similar al huentle de Axochiapan, puesto que ambos se bailan un día antes de la boda religiosa; y en ambos los familiares y amigos de los novios, acompañados por una banda de música de viento, bailan por las calles cargando guajolotes vivos, chiquigüites o canastos con pan u otros alimentos,  cajas de refrescos, cajas de cerveza y demás bebidas que se utilizaran en la boda religiosa.

Algo que llama mucho la atención es que el baile del  “huentle” o el baile del Guajolote, solo se baila en los poblados tradicionalistas de la zona centro del país que incluye poblados de los estados de Morelos, Guerrero, Puebla, México, Oaxaca y Tlaxcala.

Esto nos demuestra que las tradiciones de los pueblos de estas tierras surianas son parecidas y que tal vez exista lo que muchos investigadores han propuesto entre ellos el escritor de estas líneas, la existencia de un “territorio cultural” con características peculiares  que la diferencia  a otras regiones del país.

Lo que apoya la hipótesis de la existencia del “territorio cultural suriano” o “región suriana” son las tradiciones comunes que existen en estas tierras y que no existen en otras regiones del país.

Esta zona cultural suriana es claramente demostrada cuando observamos las danzas de los pueblos tradicionalistas de esta región.

Por ejemplo, únicamente en esta región y no en otras del país se baila el huentle o el baile de guajolote que contiene la misma trama, y las mismas características.


La ejecución de este tradicional baile prenupcial en distintos pueblos de la región evidencia que más allá de las fronteras político-administrativas, existen similitudes de los poblados tradicionalistas de la región que comparten muchas tradiciones.

sten muchas similitudes de los pueblos que danzan bailes tradicionales de esta región suriana como por ejemplo: las danzas de tecuanes, chinelos, vaqueros, contradanzas, aztecas, apaches, la representación de la pasión de cristo, una historia compartida de  la disminución de los moros y cristianos; y además el baile del “huentle” o baile del guajolote en las bodas.



© Texto Óscar Cortés Palma.   Facebook: https://www.facebook.com/danzadelostecuanes.

Libro de tecuanes jaguares